• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Spinnova se alía con Icebreaker en el desarrollo de nuevos tejidos sostenibles

Spinnova se alía con Icebreaker en el desarrollo de nuevos tejidos sostenibles

Por Jaime Martinez

13 de octubre de 2021

Empresas

Photo Credits: Spinnova, fotografía de archivo.

La marca de moda Icebreaker, una de las principales firmas de moda outdoor de la multinacional estadounidense VF Corp., poseedora de un amplio portafolio de marcas de moda entre las que se encuentran nombres tan conocidos como los de Vans, The North Face, Eastpak o Supreme, acaba de anunciar el haber firmado un acuerdo de colaboración con la compañía especializada en materiales textiles sostenibles Spinnova. Un convenio en virtud del cual ambas compañías se han comprometido, y han empezado a desarrollar, una nueva generación de tejidos sostenibles y circulares.

Según entran a explicar desde la finlandesa, una de las nuevas compañías especializadas en tejidos sostenibles que mayores expectativas de crecimiento está generando, el acuerdo de colaboración está permitiendo desarrollar un nuevo material “completamente novedoso” y que “no se ha visto nunca antes”. Una nueva fibra de nueva generación, resultado del cruce entre una mezcla de lana de merino y la fibra altamente sostenible de Spinnova, que cuenta entre sus particularidades con el ser capaz de reciclarse de manera permanente.

“La naturaleza es nuestra heroína, y nuestra fuente de inspiración”, así que “nos entusiasmó el conocer los modos con los que desde Spinnova están llevando a cabo el hilado de fibras a imitación de los propios procesos de la naturaleza”, apunta Alistair Smith, director global de diseño de producto de Icebreaker. “Además de esta fuente de inspiración que compartimos, el potencial de poder reciclar las fibras de Spinnova una y otra vez, hacen que sea disruptivamente circular”. De manera que “esta asociación nos permite desarrollar nuestra estrategia dirigida a impulsar nuevos modelos comerciales circulares y el diseño sostenible”.

“Estamos muy orgullosos de esta colaboración”, así como “emocionados de seguir descubriendo el gran potencial con el que cuenta Spinnova para luchar contra el cambio climático como nuevo material sostenible”, añade por su parte Janne Poranen, directora ejecutiva y cofundadora de Spinnova. Y eso claro está, sin olvidar el valor de la fibra como “un nuevo material circular disruptivo capaz de refabricarse una y otra vez”.

Photo Credits: Spinnova, fotografía de archivo.

Una mezcla única completamente circular

Siguiendo con los detalles de este acuerdo, según detallan desde Spinnova, ambas compañías se encuentran en estos momentos experimentando la nueva mezcla creada a partir de la fibra sostenible de Spinnova y de fibras de lana de merino para el desarrollo de prendas de abrigo de capa intermedia. Una categoría bajo la que se enmarcan prendas como forros de abrigos, chalecos, sudaderas, camisas o suéteres. Una serie de productos que, como resultado, se verán dotados de unas envidiables características sostenibles, gracias a su valor como prendas que, además de una alta calidad, resistencia y rendimiento, contarán con una huella ambiental de carbono mínima, al tiempo que también serán completamente circulares.

“Después de su uso por parte de los consumidores”, pormenorizan desde Spinnova, “la fibra” ahora desarrollada por ambas compañías, “está previsto que sea separada y reutilizada, partiendo de la ambición por dar un paso más en el camino de la circularidad y reducir el impacto de los artículos sobre el medio ambiente”.

“Esta colaboración resulta audaz y atrevida demuestra como Icebreaker está en la primera línea del desarrollo sostenible, y forma parte de un movimiento mucho más amplio del que también participan otros destacados actores de la industria textil que también se están esforzando por desarrollar nuevas alternativas circulares y sostenibles”. Compañías en este caso, añaden desde Spinnova, como The North Face, otra de las principales marcas de VF Corporation, y con la que la finlandesa firmaba un acuerdo de colaboración similar a mediados de este pasado mes de agosto; H&M, Bestseller o Adidas. Empresa especializada en el sector deportivo, que por su parte anunciaba a mediados de junio su decisión de entrar a formar parte del capital social de la compañía, ayudando así a financiar la construcción de su primera fábrica destinada a la producción a gran escala de sus fibras. Unas instalaciones que está previsto que estén terminadas para finales del próximo año de 2022, y que permitirán a Spinnova avanzar en su objetivo de alcanzar una producción anual de un millón de toneladas de fibra sostenible Spinnova para los próximos 10 a 12 años.

Photo Credits: Spinnova, fotografía de archivo.

Sin químicos y con un menor consumo de agua y emisiones de CO2

Como ya hemos explicado desde FashionUnited en alguna que otra ocasión, la compañía finlandesa se encuentra especializada en el desarrollo de nuevos tejidos sostenibles obtenidos a partir de los procesos y de su fibra patentada Spinnova. Un tejido sostenible y completamente circular, fabricada sin uso de productos químicos nocivos.

Además de esas generalidades, entre sus particularidades cuenta, según explican desde la compañía homónima finlandesa, con que se trata de una fibra que requiere de un -99,5 por ciento menos de agua y que se produce emitiendo un -65 por ciento menos de emisiones de CO2 que las fibra de algodón. Contando además con unas altas propiedades como material aislante, que son las que en este caso la convierten en la compañera de viaje ideal para la lana de merino que están empleando ambas compañías como parte de esta colaboración estratégica.

“Gracias al proceso mecánico que utiliza Spinnova para aprovechar su materia prima, la pulpa de madera” a partir de la que se obtiene el tejido, “las fibras pueden simplemente rehacerse mecánicamente, nuevamente sin necesitar de productos químicos nocivos ni perdiendo su calidad”. Mostrándose como un material así pues plenamente circular a base de pulpa de madera, que “se produce mediante un proceso simple y limpio sin disolución química, a diferencia de las fibras celulósicas sintéticas”. Lo que le ha valido el ser catalogada dentro de la categoría de “Other plant-based fibres” en el informe “Textile Exchange’s Preferred Fibres and Materials Report 2020”.