Esteban Cortázar retorna a la NYFW con un homenaje a Sudamérica

Tras más de una década de ausencia, el "niño prodigio" de la moda, el colombiano Esteban Cortázar, regresó el miércoles a la NYFW, donde presentó su primera colección a los 17 años, para homenajear a Sudamérica y su sueño americano.

Cortázar está radicado en París desde hace 12 años y es ahí donde presenta habitualmente sus colecciones. Para su retorno a la Semana de la Moda de Nueva York, decidió mantener la sala casi a oscuras. Los invitados recibieron una hoja con la traducción al inglés de la "Canción con todos" popularizada por la cantante argentina Mercedes Sosa, la primera con la cual desfilaron sus modelos en un loft del Soho: "Siento al caminar/toda la piel de América en mi piel".

Pero no fueron los ponchos y chales tradicionales de la legendaria tucumana los que mostró Cortázar, de 33 años, sino versiones urbanas, modernas, con capas superpuestas y materiales combinados, algunos en cachemira, grises o azul Francia, y con apliques coloridos de mohair, como pincelazos en la tela. Todo con el corte impecable y el minimalismo que le caracterizan, sin excesos.

Hubo muchos vestidos tejidos en azul eléctrico y amarillo, cortos y largos, con mangas de campana, pero también vestidos con minúsculas cuentas de colores bordadas en diseños irregulares, un espectacular vestido rojo, ceñido y con la espalda al desnudo, o trajes de chaqueta y pantalón negros y asimétricos, a veces a rayas negras y blancas.

La colección "celebra a Sudamérica de muchas maneras, y a mí como colombiano llegando a Estados Unidos y construyendo un sueño aquí", contó Cortázar a periodistas en el backstage, tras el desfile. "No estaría en París ahora si no hubiese vivido y construido mi carrera aquí".

Un 'dreamer'

Cortázar nació en Bogotá, hijo de un pintor y una cantante de jazz, pero adolescente se mudó a Miami, donde vivía su padre. Comenzó su carrera haciendo desfiles en sus colegios, y su primer desfile "real" fue en la NYFW de 2003, a los 17 años, con el apoyo de un inversionista italiano. En poco tiempo pasaría a vestir al elenco de la serie "Sex and the City".

Esteban Cortázar retorna a la NYFW con un homenaje a Sudamérica

En 2007, a los 20 y pocos años, fue convocado para asumir las riendas de Emanuel Ungaro en París, pero dos años después, por su rechazo a trabajar junto a Lindsay Lohan y aconsejado por la papisa de la moda Anna Wintour y Natalie Massenet, fundadora de Net-a-Porter-, se alejó de la conocida casa y creó su propia marca.

"De alguna manera soy un 'dreamer' (soñador), y eso es lo que quería contar con estas piezas, una celebración de la unidad y de todo lo que estoy hecho", explicó utilizando la palabra con la que se conoce a los casi 700.000 jóvenes inmigrantes llegados a Estados Unidos sin papeles con sus padres cuando eran niños, y que están amenazados de deportación por el gobierno de Donald Trump.

Paradójicamente, Melania Trump, la esposa del presidente conocido por sus políticas anti-inmigrantes, escogió un vestido de Cortázar azul eléctrico, escotado, sin mangas y con una gruesa franja blanca en su ruedo asimétrico para celebrar el día de la independencia estadounidense, el 4 de julio. "No lo sabía. Simplemente sucedió. Mis vestidos están en las tiendas y no puedo controlar quién los compra y quién no. Y ella es una mujer hermosa, y lucía magnífica en ese vestido", reflexionó el creador.

Cortázar también ha vestido a las modelos Kendall Jenner o Karlie Kloss, y para la entrega del premio Nobel de la Paz 2016 vistió a la esposa del presidente colombiano Juan Manuel Santos. La colección otoño/invierno 2018 "es realmente un tapiz de experiencias, un tapiz de conversaciones con mi equipo, es sobre la naturaleza, sobre el realismo mágico", explicó el diseñador, que hace más de una década presenta sus colecciones en París.

Su meta era trasladar ese "sentimiento ecléctico" que uno tiene cuando entra a la casa de alguien y ve cómo los objetos reflejan su vida, a la vestimenta. "Y los pincelazos de mohair saliendo de la cachemira, y los colores henna y los hermosos bordados que hicimos con espejos, eso no es una sola historia, son muchas historias, tejidas en una sola". ¿Volverá a Nueva York para la próxima temporada? "Vamos a ver. Un paso a la vez", respondió sonriendo. (AFP)

Fotos: Frazer Harrison / Getty Images North America / AFP