Global Fashion Agenda publica su informe Pulse of the Fashion Industry 2018

La industria de la moda es una de las industrias más grandes en cuestión de recursos y mano de obra, lo cual representa un gran riesgo para el planeta. A causa de esto, la industria enfrenta desafíos ambientales, sociales y éticos, por lo que actualmente son cada vez más las compañías de moda que se preocupan por el tema de la sostenibilidad. Para cambiar la manera en la que producimos, comercializamos y consumimos, todavía hay muchos problemas que deben abordarse para que se pueda producir un cambio significativo y duradero en la industria. Según el informe de Global Fashion Agenda, el cambio en la industria de la moda es lento y tal vez lo será aún más en un futuro.

Global Fashion Agenda es un foro de liderazgo sobre sostenibilidad en la moda, fue fundado en el año 2016 y trabaja de la mano con marcas como Kering, H&M y Target, con las cuales colabora para establecer una agenda común en sus esfuerzos enfocados en la sostenibilidad en la industria de la moda. La iniciativa sin fines de lucro también es responsable del evento mundial sobre el mismo tema, llamado Copenhague Fashion Summit.

Global Fashion Agenda se encarga de investigar a diferentes marcas durante todo el año para evaluar su impacto en el medioambiente, con el fin de desarrollar un informe anual, el Pulse of the Fashion Industry, en el cual se recolecta toda la información obtenida una vez analizada. Recientemente, la organización ha publicado el informe de este año. Los resultados han demostrado que la sostenibilidad es una prioridad para la gran mayoría de las firmas de moda, asegurando que hoy más que nunca la industria está luchando por proteger el medioambiente.

Resultados generales del informe “Pulse of the Fashion Industry” del 2018

De acuerdo con WWD, de los ejecutivos encuestados para el informe, el 52 por ciento dijo que la sostenibilidad "actuó como un principio rector para cada decisión estratégica que tomaron" el año pasado, lo que representa un 18 por ciento más en comparación con los resultados presentados en el informe del 2017. Asimismo, el 66 por ciento dijo que tienen múltiples objetivos de sostenibilidad dentro de sus empresas. Sin embargo, a pesar de lograr un crecimiento de seis puntos hace un año, el puntaje de "pulso" del informe obtuvo 38 puntos de 100.

En la edición 2018 del Pulse of the Fashion Industry, se observa que “el progreso de este año provino casi por completo de las pequeñas y medianas empresas en el segmento de medio precio". El informe afirma también que "dado que este segmento representa la mitad de la industria por ingresos, el progreso aquí es particularmente alentador. Sin embargo, otros segmentos de la industria mostraron menos progreso al abordar sus huellas ambientales y sociales". La organización sin fines de lucro ha señalado en el informe que las empresas más pequeñas están atrasadas en el ejercicio de sostenibilidad, ya que en los resultados se ha evidenciado el poco progreso obtenido. A diferencia de estas empresas, el informe demuestra que las grandes compañías lideran en materia de sostenibilidad, pero “encontrar soluciones para los problemas no resueltos es cada vez más difícil y el impacto y los rendimientos están retrocediendo".

"La moda necesita un cambio más profundo y sistémico"

Según WWD, la contrariedad de muchas empresas proviene a la hora de emplear en su producción un proceso más sostenible, ya que todo debe ser reutilizado o fabricado con telas y materiales reciclados. El informe concluye que la industria de la moda parece estar lejos de emplear materiales reciclados para sus productos, y mucho menos basar toda su producción en ellos.

Global Fashion Agenda trabaja arduamente y sigue presionando para que la industria del futuro se base en un "modelo de negocio de Smart Fashion". La organización plantea el uso de procedimientos como fibras inteligentes y autocreación a pedido de prendas de vestir, los cuales se basarían en diseños exclusivamente digitales. La organización confesó que, aunque muchas de las tecnologías sugeridas ya existen, su posible solución de hacer de la industria un negocio Smart Fashion "es el más alejado del presente".

Foto: Página web Global Fashion Agenda.