• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Schiaparelli, indómita

Schiaparelli, indómita

Por Jaime Martinez

24 ene. 2023

Moda

Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.

Encargándose una vez más de abrir el calendario de una Semana de la Alta Costura de París, este lunes la célebre casa Schiaparelli, fundada por la icónica y enigmática diseñadora italiana Elsa Schiaparelli hacia el año 1927 en París, y propiedad a día de hoy de Diego Della Valle, presidente y principal accionista del Grupo Tod’s, presentaba su colección de Alta Costura para la próxima temporada Primavera/Verano de 2023. Una propuesta que ha llegado nuevamente firmada por el diseñador norteamericano Daniel Roseberry, responsable del revitalizado periodo que viene experimentando la casa desde que ascendiera a su dirección creativa en 2019.

Si hasta ahora el trabajo de Roseberry al frente de la casa francesa se había venido caracterizando por la extraordinaria labor que había venido practicando a la hora de revisitar y recontextualizar la herencia creativa y todo el imaginario construido por la legendaria modista italiana, yendo más allá de ahí para dar forma a una propuesta más genuinamente propia, es como nos encontramos ahora con esta colección “Inferno”. Nombre con el que el modista ha decidido bautizar a esta propuesta, en respuesta a la construcción de la misma que ha practicado desde los textos de La Divina Comedia de Dante Alighieri, uno de los grandes clásicos de la literatura universal y obra que le ha servido de inspiración para la ideación de esta colección. Una sucesión de prendas de alta costura desde las que, perseverando en lo surrealista del universo de Schiaparelli, el norteamericano ha entrado a tratar de dar respuesta a las dudas sobre el sentido mismo de la vida que se les despiertan al recorrer y recordar los 14.233 versos que componen los libros de el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso que conforman La Divina Comedia. Pieza en la que, para esta colección, ha centrado sus impresiones en tratar de esclarecer, y reflejar en consecuencia sobre las piezas, los temores y miedos que le inundan desde el Infierno, el primero de los tres libros de la obra de Dante.

Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.
Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.
Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.

“Todos conocemos esta obra, aunque no de memoria”, y “sin embargo, cuando volví a leerla hace poco, me sorprendió algo que había pasado por alto la primera vez —no el horror del infierno que Dante evoca tan vívidamente, ni la sensación de desesperación que te invade a medida que desciendes más y más en el reino—, sino cómo la historia es, en el fondo, una alegoría de la duda”, trata de poner en valor Roseberry a través de la carta explicativa de esta colección. En este sentido, añade el modista, “el narrador, el doble de Dante (también llamado Dante), se acerca a la mediana edad al comienzo de la narración, cuando se encuentra ‘a mitad de camino en el viaje de nuestra vida’”, pero “sin embargo, a medida que se adentra en el infierno, se da cuenta de lo poco que sabe en realidad”. Después de “tantos años, tanta vida”, se mantiene “en ese ‘bosque oscuro’” en mitad de ese camino que es su vida, y “que una vez recorrió” pero que “ha desaparecido de su vista”.

Es así pues esa sensación de duda, de pérdida o de no encontrar un propósito, lo que parece conectar más con la sensibilidad del diseñador, que encuentra en este Infierno una “perfecta metáfora” a lo que, a su entender, sería el “tormento que todo artista o persona creativa experimenta cuando se sienta ante la pantalla, el bloc de dibujo o el molde, cuando llega ese momento en el que se siente sacudido por lo que no sabe”. En su caso, confiesa, “cuando estoy atascado, a menudo me consuela el pensar en Elsa Schiaparelli”; en “los códigos que creó, los riesgos que asumió”, en que “son ahora materia de historia y leyenda”, pero para los que “sin embargo ella también debió de sentirse insegura, incluso asustada, cuando los inventaba”. Siendo este un miedo que no obstante “le permitió ser valiente, lo cual suena contradictorio”, advierte, pero que resulta “clave” dentro del proceso artístico. “El miedo te obliga a hacer algo sorprendente, algo nuevo”, esgrime, siendo este miedo frente al que no llegó a sucumbir una Elsa Schiaparelli que siempre se mostró indómita, y el que, al parecer, es el que ha guiado también, a través de las dudas, ahora a Roseberry a idear esta atrevidísima colección para la casa.

Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.
Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.
Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.
Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.

Un homenaje a la “duda”

Zambulléndose en esa parte más atrevida de su imaginario, alimentándose de los propios miedos que guiaban su mano y atreviéndose a ir más allá de los juegos surrealistas y de sensaciones que ya se encargo de crear la fundadora de la casa, Roseberry presentaba una colección en la que “nada es lo que parece”, destaca el diseñador norteamericano. Colección que tuvieron ocasión de poder conocer en detalle, y en directo, un grupo de destacados invitados a su desfile de presentación, entre los que no faltaron nombres como los de Rossy de Palma, Chiara Ferragni, Diane Kruger o Marisa Berenson, nieta de la propia Elsa Schiaparelli.

Como sentido primigenio de las piezas, nos encontramos así con la combinación de fuerzas con las que ha debido de lidiar el modista para, según sus propias palabras, contrarrestar los “impulsos paralelos” a los que todo creativo termina teniendo que hacer frente, venidos, de un lado de sus intenciones por satisfacerse a sí mismo, y del otro por tratar de agradar al público. Dos extremos que no siempre suelen tensionar el imaginario hacia una misma dirección, y para lo que en esta ocasión el modista decidió echarse en los brazos de sus propias inquietudes.

Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.
Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.
Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.

De este modo, en este “homenaje a la duda”, apunta Roseberry, “quise alejarme de las técnicas con las que me sentía cómodo y comprendía, para elegir en su lugar ese bosque oscuro, donde todo da miedo pero es nuevo, donde me abriría camino a tientas en un lugar que no conocía y que no entendía”. Un ambiente al que decidió echarse en brazos que no hizo más que reforzar esas dudas que asaltan a las mentes creativas a la hora de crear, y que deben tratar de dominar para contener esos “impulsos paralelos, a veces contradictorias, de complacer al público y de impresionarse a uno mismo”, esa “ambivalencia que acompaña constantemente a todo artista”.

Entre trampantojos y ejercicios de falsa taxidermia

Sobre así pues esta serie de pulsiones, dudas e inquietudes, el magistral modista ha terminado construyendo una sólida e impactante colección, que se encargaron de mostrar sobre la pasarela modelos de la talla de Irina Shayk o Naomi Campbell. Maniquís que se encargaron precisamente de dotar de ritmo a dos de las excelsas muestras de falsa taxidermia que han terminado captando la atención de todas las miradas, en lo que Roseberry defiende que no deja de ser una vertiente más de ese surrealismo del que siempre ha hecho gala la casa Schiaparelli. Surrealismo y frenesí imaginativo sobre el que ahora parece haber empezado a construir una identidad propia, dejando espacio eso sí para la permanente revisitación de elementos históricos extraídos de la herencia de la casa francesa.

Tomando como referencias de este modo los fundamentos de la casa, y sumándolos a elementos y referencias extraídos del Infierno de Dante, de la colección se destacan, por encima de todo, ese leopardo, ese león y esa loba elaborados en un ejercicio de falsa taxidermia, y que se muestran como representación de la lujuria, el orgullo y la avaricia, respectivamente. Confeccionadas completamente a mano en base a resinas, espumas y otros materiales artificiales, sus formas se mostraron entre piezas de las que se destacaron unos sugerentes vestidos recubiertos de planchas de hojalata cubiertas de cuero, y de faldas decoradas con adornos, no elaborados en tela sino con cuentas de madera. Mientras que el brillo de los vestidos columna de terciopelo, era en realidad el fruto de una nueva categoría de trampantojo, en forma de tela pintada a mano con pigmentos capaces de cambiar la intensidad de su color según la incidencia de la luz.

Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.
Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.
Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.
Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.
Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.
Photo Credits: “Inferno”, colección de Alta Costura de Schiaparelli para la temporada Primavera/Verano SS23.

“Elsa siempre prometía sorpresa en su trabajo y, a lo largo de los años, la gente ha aprendido a venir a Schiaparelli con un espíritu de asombro”, de no saber “lo que te vas a encontrar aquí”, pero de sí saber “que la historia será diferente cada vez”, apunta Roseberry. Para “esta temporada”, y siguiendo con ese ánimo y gusto por asombrar, “nos hemos concentrado menos en el artificio deliberado”, y “más en difuminar los límites entre lo real y lo irreal”. En esta apuesta, “el mimetismo (¿es eso un león de verdad?) se convierte en su propia forma de surrealismo en esta colección, de modo que uno nunca está seguro de quién hizo la pieza que está mirando: ¿fue la naturaleza? ¿o fue el hombre?”. “Si Dante nos enseña hasta qué punto la vida puede engañarnos, especialmente la vida que creemos conocer, estas prendas se hacen eco de ese engaño y nos recuerdan la necesidad de encontrarnos de vez en cuando en algún lugar en el que nos veamos obligados a replantearnos nuestras suposiciones”, sostiene el diseñador. “Infierno, Purgatorio, Paraiso: Uno no puede existir sin los otros”, apostilla, pero son “un recordatorio de que no existe el cielo sin el infierno; no existe la alegría sin el dolor; no existe el éxtasis de la creación sin la tortura de la duda”. “En mis días más difíciles, cuando la inspiración no llega, recuerdo que no es posible ascender al cielo sin pasar antes por el fuego y el miedo que conlleva”.

También te puede interesar:
ALTA COSTURA
DANIEL ROSEBERRY
FASHION WEEK
PARIS
PARIS FASHION WEEK
PRIMAVERA/VERANO 2023
SCHIAPARELLI
SS23