El drama de la generación millennial: no crean nuevos hábitos de consumo, simplemente no tienen dinero.

Se suele acusar a la generación millennial de ser la responsable de los drásticos cambios experimentados en los modelos de consumo de las últimas décadas. Diferentes analistas les atribuían una conducta y unos hábitos de compra más exigentes y dirigidos hacia sectores menos tradicionales, que estaban empujando entre otras cosas a que las compañías idearan nuevas formulas con las que poder captar la atención de un público que parecía resistirse a sus encantos. Sin embargo, un informe reciente de la Reserva Federal de Estados Unidos ha llegado a la conclusión de que en realidad los millennials poseen los mismos hábitos de compra y de consumo que sus padres y abuelos. ¿La diferencia? Tienen menos dinero para gastar.

Partiendo de la premisa de considerar como millennial a todos los nacidos entre 1981 y 1997, el informe de la Reserva Federal compara sus hábitos de compra con los de generaciones anteriores como la X, la Baby boomer, la Generación Silenciosa y la Generación Grandiosa. El resultado refleja que si bien en comparación esos hábitos resultan similares, existe una notable diferencia en el poder adquisitivo de los millennial, que se ven obligados a gastar en cantidades mucho más pequeñas. “Los millennials tienen menos recursos que los miembros de las generaciones anteriores cuando eran jóvenes; ganan menos, tienen menos activos y son menos ricos”, reza el informe; que apunta a que el patrimonio neto de la generación millennial es un 20 por ciento inferior a la de los miembros de las generaciones anteriores.

La Reserva Federal notó esta drástica diferencia incluso en comparación con el grupo demográfico directamente anterior a los millennials, la Generación X. En 2001 los hogares de adultos jóvenes pertenecientes a la Generación X tenían una media de 52.000 dólares en activos financieros, lo que equivale a en torno 22.000 dólares más de lo que posee una familia millennial en 2016. Dentro del marco de los Estados Unidos, el asunto de los créditos estudiantiles es un tema relevante que también se contempla en el informe. Así, mientras que en 2004 solo el 20 por ciento de la Generación X debía parte de esta clase de prestamos, esa cifra aumentó hasta el 33 por ciento en 2017.

No, no es culpa de los millennials.

Se ha debatido bastante sobre si la generación millennial era la culpable de estar destruyendo los modelos industriales y de consumo tradicionales, o si por el contrario habían entrado a formar parte de un sistema económico ya de por sí defectuoso y en pleno proceso de degeneración. Por parte de los partidarios del discurso anti-millennial, se les acusa de ser una generación mimada, con demasiados derechos e incapaz de encontrar trabajo. Mientras tanto por el lado pro-millennial, los argumentos se dirigen contra los miembros de una generación Baby boomer a la que acusan de destruir el mercado de la vivienda y de alargar de manera excesiva su vida laboral, imposibilitando como consecuencia el acceso a una vivienda y el poder conseguir a un puesto de trabajo.

Con los datos y los análisis contemplados en este informe, para la Reserva Federal la discusión esta zanjada. Y la conclusión es que los millennial son como cualquier otra generación, solo que no han tenido las mismas oportunidades económicas de aquellos que les precedieron. No están destruyendo los modelos industriales y de consumo tradicionales por propia elección, sino que son simplemente víctimas de las circunstancias.

Para comprender por qué estos nuevos hábitos de consumo “impuestos” a la generación millennial, han terminado por adueñarse del sistema de manera tan alarmante para las empresas, hay que tener en cuenta que en estos momentos existen más millennials que miembros de cualquier otra generación. “Los Millennials se convirtieron en la generación más grande de Estados Unidos en 2015, superando a la generación del baby boom, que había sido la más numerosa durante aproximadamente 60 años”, contempla el informe, añadiendo que “curiosamente, la Generación X nunca alcanzó esa posición dominante como la generación más numerosa”.

Por último, además de señalar la aparición de nuevas tendencias económicas que también han contribuido al empobrecimiento de la generación millennial en Estados Unidos, como el incremento de los seguros médicos o el aumento de las matriculas universitarias, el informe de la Reserva Federal remarca esa serie de dificultades a las que han tenido que hacer frente los millennials para poder acceder al mercado laboral. Una llegada que se producía durante los duros años de recesión y de crisis económica, mientras los créditos se contraían y las ofertas de empleo desaparecían.

Este artículo fue originalmente escrito para FashionUnited.com. Traducido y editado por Jamie Martínez.

Photo Credits: Pixabay
 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO