• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Lo nuevo de Julia y Renata combina sostenibilidad y tecnología

Lo nuevo de Julia y Renata combina sostenibilidad y tecnología

Por Christin Parcerisa

28 de agosto de 2021

Moda |In Pictures

Fotos cortesía de Mercedes-Benz Fashion Week

México - Las tapatías Julia y Renata presentaron su más reciente colección en el Museo Internacional del Barroco como parte de la agenda de Mercedes-Benz Fashion Week México en su parada por la ciudad de Puebla.

Como parte de su celebración de 15 años, la semana de la moda mexicana ha estado haciendo un tour por distintas ciudades de la República Mexicana con presentaciones exclusivas. En su segunda parada en puebla, Julia y Renata fue la marca elegida para el cierre.

Pieza intervenida con fotos de Gustavo Garcia Villa.

Las diseñadoras presentaron una propuesta atemporal en la que exploran la relación entre el cuerpo y la mente en el proceso de creación, dándole especial importancia a las manos, las cuales describen como “un puente dotado de su propia habilidad, así como de cierta independencia para proyectar su propio conocimiento, memoria y expresión”.

Estampados extra grandes como de ilustraciones a lápiz.

Este es el primer acercamiento de las diseñadoras con herramientas tecnológicas para la creación de su colección. Una gran parte de las prendas cuenta con una serie de impresiones digitales sobre textil, teñidas con tintas ecológicas, a base de agua y biodegradables. El resultado fue una colección con grandes estampados lograda de manera colaborativa con el fotógrafo Gustavo Garcia Villa. Las prendas están estampadas tanto con ilustraciones de las diseñadoras como con fotografías de Gustavo. Las fotografías con las que se intervinieron las piezas fueron tomadas en el antiguo taller de Cerámica Suro.

Fotografía de una pieza del taller de Ceramica Suro

Prendas básicas con carga filosófica

Con la vanguardista arquitectura del museo de escenario, las creaciones de las diseñadoras desfilaron en el espacio abierto frente a este recinto cubriéndolo con una propuesta genderless. La colección se compone de piezas básicas realizadas con fibras como gabardina, algodón, lino y seda. La paleta de colores neutros como beige, blanco, camel, azul marino y negro, hacen referencia al papel, al lienzo y al grafito.

Piezas asimétricas, monocromáticas y con pliegues distinguen a la colección.

La sostenibilidad es parte de la esencia de la colección y se aprecia también en la elección de calzado, que es uno es un estilo Teotl (tipo gladiador) y otro es un Bio (tipo sueco). Ambos modelos son realizados con piel de animales de consumo local sin recubrimientos químicos y con suela de llanta reciclada. El calzado lo realizaron en colaboración con Baku Artesanal, un taller dirigido por una de las dos últimas familias que se dedican a este oficio en la comunidad de Santa Catarina Cuixtla, Miahuatlán, Oaxaca.

Predominan los cortes amplios y cómodos. Las piezas sin estampado son ricas en detalles como pliegues.

La elección de este calzado va de la mano con la filosofía detrás de la colección, un sello distintivo de esta marca con cada colección. En esta ocasión, las diseñadoras buscaron honrar el trabajo de oficios y creadores, lo que se refleja en el uso predominante de manos en los estampados, las cuales ellas consideran que “representan un elemento esencial en su obra”.